Mapa Web Contactar

Inicio
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)
 
Entrevista a Filip Czernicki, Chair of the Conference Planning Committee PDF Imprimir E-mail

Entrevista a Filip Czernicki, Chair of the Conference Planning Committee
 
Filip Czernicki- ¿Podría dar una definición de clínica jurídica para las personas no duchas en la materia?

- Es una cuestión complicada porque es un término muy amplio, con acepciones variadas. En la clínica, los clientes vienen a la universidad con problemas reales.  Por ello los llamamos “life clients”; ya que también podemos tener clínicas de simulación.  “In-house” quiere decir que la clínica está basada y situada en la universidad. Porque, como opción, también puede  haber clínicas que se ubiquen fuera de la universidad; por ejemplo, en el marco de una ONG.  Pero la definición más común es que se trata de un espacio donde las personas, generalmente provenientes de grupos vulnerables, reciben consejo jurídico de manos de estudiantes que están bajo la supervisión de sus profesores.

 
-¿Quién se beneficia de la clínica jurídica? ¿Los estudiantes, sobre todo, o también la sociedad en general?

- La clínica jurídica tiene dos objetivos. Uno de ellos es la educación; el otro es un objetivo de justicia social: proveer consejo legal gratuito. En cuanto al primero, la mayor ventaja está, por supuesto, del lado de los estudiantes. Ellos reciben un conocimiento del derecho que pueden aplicar en la práctica. Pero es que, además, al servir a los grupos vulnerables, los estudiantes también resuelven problemas sociales, proporcionándoles el acceso a un apoyo jurídico y a la justicia. Esto es especialmente importante cuando no se dispone de un sistema de consejo jurídico gratuito.


- ¿Cuáles son los desafíos a los que se enfrenta la clínica legal en la educación?

- Creo que, por un lado,  se trata todavía de un programa que está en desarrollo en todo el mundo. Aún hay muchos lugares  en donde no están familiarizados con este nuevo método de enseñanza y modo de ayudar a la gente. Por ello, una de las funciones del GAJE  es difundir la idea. Con este fin nos movemos, de región a región, y, de continente en continente, intentando extender el concepto de clínica legal en educación. Éste es, probablemente, uno de los retos.

Pero, una vez constituida la clínica jurídica, cuando ya existe, entonces, lo más probable, es que aún queden problemas de todo tipo por resolver: puede haber resistencia por parte de las autoridades del Estado, por parte de abogados, renuencia de los sectores doctrinales más tradicionales... Hay muchos problemas y obstáculos con los que tenemos que lidiar. Por supuesto, no hay que olvidarse del problema financiero: la clínica jurídica es un  nuevo método de enseñanza y,  por ello, es, al mismo tiempo, un método muy costoso.  Y si, además, quieres incluir al máximo número de personas posible, los costos suben. Esta forma de enseñar derecho es mucho más cara que, simplemente, hacer presentaciones o dar clases magistrales.

- ¿Por qué las autoridades estatales, por ejemplo, podrían poner objeciones a la clínica jurídica?

- No estoy muy familiarizado con este tipo de casos en los que el Estado se oponga, en algún modo, a la clínica jurídica.

Pero si hay un problema en ese sentido, puede deberse, simplemente, a una reticencia a algo nuevo. Especialmente, (y subrayo que esto no tiene que ser cierto) cuando está relacionado de alguna forma con EE.UU: en muchos casos, la gente piensa que es una idea originaria americana. Pero no tiene que ser así siempre. Hay muchos países que han integrado la clínica jurídica en el programa de derecho.

- ¿Cómo ve el futuro de la clínica jurídica?

- Creo que la educación de clínica jurídica es aún un concepto novedoso. Todavía está en proceso de desarrollo. Si intento mirar más hacia al futuro diría que quizás, más pronto que tarde,  este nuevo método de enseñar será incorporado en el programa de derecho en la mayoría de las facultades y esto podría cambiar la manera de enseñar el Derecho. Porque en todo el mundo, hemos seguido un modo de enseñanza muy tradicional, inspirado en la antigua Grecia y el método socrático.  Durante décadas no ha habido cambios en la metodología de la enseñanza.

Ahora, el método clínico es el que va a afectar en un futuro próximo a la metodología de la enseñanza. Como resultado, los estudiantes adquieren conocimientos prácticos y aprenden cómo utilizar el derecho en la práctica, en vez de conocer el derecho sólo a través de los libros.

- ¿Le gustaría añadir algo más?

 -Quisiera expresar mi gratitud  a la Universidad de Valencia por acoger esta conferencia de educación para la justicia. Es una universidad maravillosa y la organización es estupenda; agradecemos  la hospitalidad y el excelente trabajo del comité organizativo. Gracias!