Mapa Web Contactar

Inicio » Grupos de apoyo
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)
 
2 años de HURI-AGE PDF Imprimir E-mail

El proyecto  Consolider-Ingenio 2010 “El tiempo de los derechos” (HURI-AGE) cumple dos años.  Comienza 2011 con los deberes hechos.  Y con mucho trabajo aún por delante. El equipo, que se reunía la semana pasada en la Universidad Carlos III de Madrid para hacer balance, ya se ha puesto manos a la obra.  Objetivo: ampliar la frontera del conocimiento en derechos humanos y contribuir a su efectiva satisfacción a escala universal.

 


 

Ya han pasado dos años desde que el  “El tiempo de los derechos” lograba colarse entre los 12 proyectos aprobados por el Ministerio de Ciencia e Innovación para la Convocatoria de 2008-principal vía de financiación para proyectos de alta calidad. Era la primera vez que un equipo formado por investigadores pertenecientes al ámbito jurídico obtenía  una ayuda de este tipo, normalmente dirigida a contextos científicos alejados de las Humanidades y de las Ciencias Sociales.

Todo un reto al que el equipo de HURI-AGE, formado por más de 80 investigadores principalmente del campo jurídico, ha  sabido hacer frente.  “Tras estos dos años trabajo el balance de los resultados del proyecto es bastante positivo”, señala Patricia Cuenca-Profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid y  Secretaría Académica de HURI-AGE. “Los diferentes grupos que integran el programa han cumplido con los compromisos marcados e, incluso, se ha avanzado en algunos que se habían planteado a más largo plazo”, afirma.

Pero a pesar de que las diversas actuaciones desarrolladas en este tiempo han permitido avanzar en la consecución de los principales objetivos del programa, queda todavía mucho trabajo por hacer y muchos aspectos que mejorar.

“Debemos ser conscientes de que algunos de los objetivos suponen un cambio sustancial en la metodología y en la propia cultura jurídica lo que no es sencillo lograr a corto plazo”, sostiene la Profesora Cuenca. “También, señala, debemos realizar mayores esfuerzos para lograr una proyección más eficaz de los resultados del proyecto hacia la sociedad”.

Y es que el camino recorrido hasta ahora no ha sido fácil. Las principales dificultades a las que se ha enfrentado el proyecto tienen que ver con la propia estructura del programa y con el campo en el que éste se proyecta.

Así, “la dificultad de coordinar 12 grupos de investigación, algunos de ellos con gran tradición y un volumen de actividad significativa, se ha hecho más evidente en un contexto científico como es el jurídico, tradicionalmente alejado de lo que es el trabajo en red”, señala Rafael de Asís- Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid y Coordinador Interno de HURI-AGE.  “Además, continúa el Profesor de Asís, “una temática como la de los derechos, exige una no siempre fácil combinación entre lo científico y lo social, esto es, entre el respeto de los estándares científicos, el logro de propuestas susceptibles de implementación y la extensión de la cultura de los derechos a la sociedad”.

Los deberes hechos

 

El ambicioso plan de trabajo y el calendario, casi frenético, de actividades que HURI-AGE se marcó desde que se puso en marcha el proyecto, ha dado sus frutos. El equipo está cumpliendo con su parte. Echemos un vistazo a los resultados.  

En el III Encuentro Consolider que la semana pasada se celebraba en la Universidad Carlos III de Madrid, los investigadores de HURI-AGE coincidían en subrayar como uno de los resultados más novedosos y destacables  el establecimiento y consolidación de 9 Laboratorios Consolider Ingenio 2010 “El tiempo de los derechos” en distintas Universidades, algunos de nueva creación y otros resultado de la reconversión de estructuras ya existentes. Desde estos Laboratorios se han desarrollado durante los años 2009 y 2010 algunas actividades integradas en el programa como estudios, informes, encuentros y seminarios.

Estos centros están concebidos como unidades especializadas de investigación centradas en líneas del programa especialmente adecuadas para desarrollar estudios de tipo teórico-empírico, como las líneas Grupos Vulnerables,  Ciencia y Tecnología o Implementación y Efectividad de los Derechos Humanos.

Para Ignacio Aymerich- Profesor Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Jaume I de Castellón y responsable de la Acción Laboratorios- “el proyecto HURI-AGE tiene como objetivo dar   un salto cualitativo en la investigación sobre los derechos humanos en  España. En ese sentido, los laboratorios del proyecto tratan de  incorporar a la tradición de la investigación jurídica la dimensión  teórico-empírica, una vertiente metodológica menos cultivada que  otras. Así, las investigaciones aplicadas, la creación de bases de  datos o el diseño de técnicas de evaluación de políticas públicas  pueden suponer un complemento muy útil al tronco principal de la  investigación sobre los derechos humanos".

La Historia de los derechos humanos, siglo XX, ha sido otro eje central de las investigaciones que HURI-AGE ha realizado en estos dos primeros años. En este proyecto participan más de 100 investigadores (internos y externos al programa, tanto españoles como extranjeros) y su objetivo es analizar la situación actual, los problemas y retos principales con los que se encuentran los derechos humanos, así como las posibles vías de solución a su implantación efectiva. Para Peces-Barba- Presidente del Instituto de Derechos Humanos “Bartolomé de las Casas” y Coordinador del programa “se trata de la culminación de un proyecto sin parangón, en el marco del cual se han publicado ya nueve volúmenes. Según nuestra planificación, el proyecto estará terminado en el 2012”.

Estudios y publicaciones

Los objetivos marcados en cuanto a la realización de estudios y publicaciones (libros, artículos y capítulos de libro) sobre las líneas que integran el programa HURI-AGE, como se destacaba en el III Encuentro Consolider,  están más que cumplidos. “El volumen de estudios y publicaciones supera  con creces la predicción que en su día hicimos sobre la capacidad investigadora de los equipos que participan en el programa” –señala el Profesor Peces-Barba.

El equipo destaca la  creación en 2009 de la  colección de Working Papers “El tiempo de los derechos”- documentos de trabajo del programa sobre las líneas de investigación de HURI-AGE-  -accesible en la página web- con los que se pretende incrementar la calidad de la investigación en Derechos Humanos, fomentando el conocimiento y la discusión por parte de la comunidad científica. 

Además, se han puesto en marcha una serie de acciones estratégicas orientadas a fomentar la visibilidad y el impacto de estos estudios y a promover su publicación en colecciones y revistas de referencia. 

En este sentido, en el año 2010 se ha elaborado un estudio sobre “Criterios de calidad de las publicaciones sobre derechos humanos y Revistas de impacto sobre derechos humanos”. Se trata, según Javier de Lucas, Catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Valencia y responsable de la Plataforma de Reforzamiento, “del primer paso de un trabajo más amplio en el que se pretende elaborar una serie de indicadores de calidad específicos para el campo de los derechos humanos”.  

Educar en derechos humanos

En cuanto a las estrategias que se han seguido  en relación con la enseñanza en derechos humanos, Joana Abrisketa, responsable de la Plataforma de Formación del proyecto,  señala que “la transferencia de los resultados del programa al ámbito de la formación y la educación se ha venido canalizando a través de la oferta y de la consolidación de cursos de postgrado en distintas universidades, tanto nacionales como extranjeras, así como de la organización de cursos de formación orientados a la capacitación de distintos profesionales”.

Actualmente, están en marcha 10 postgrados relacionados con la temática del programa y  durante este tiempo se han celebrado diversos cursos de capacitación, como el Programa de Formación en Derechos Humanos para Pueblos Indígenas de América Latina, organizado por el Instituto de Derechos Humanos “Pedro Arrupe” de la Universidad de Deusto, dirigido a la formación de líderes indígenas,  o el Curso Derechos Humanos, organizado anualmente por el Institut de Drets Humans de Catalunya (IDHC) y dirigido a estudiantes de ciencias jurídicas, económicas y sociales, funcionarios, cuerpos y fuerzas de seguridad, juristas, asistentes sociales, economistas y todos aquellos profesionales relacionados con los derechos humanos.

Y, por lo que respecta a la implantación de nuevas metodologías educativas destaca el desarrollo de Clínicas jurídicas,  en colaboración con diversas instituciones.

“La clínica jurídica, que, en términos generales, se basa en enfrentar a los estudiantes a la práctica,  es una metodología educativa muy adecuada desde la perspectiva de los derechos humanos, ya que permite a los alumnos obtener una mejor formación técnico-jurídica con una orientación más práctica, promueve su sensibilización, profundiza en la lucha por la efectividad de los derechos y fomenta la colaboración con la sociedad civil”, afirma María del Carmen Barranco, Profesora Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid y responsable de las actuaciones relacionadas con la innovación docente en el marco del  programa.  “Durante estos dos años de trabajo, las diferentes Clínicas jurídicas que se han puesto en marcha han tenido una gran acogida entre los alumnos y han dado lugar a resultados muy interesantes. Por ejemplo, la Clínica  sobre consulta y asesoramiento dirigida a personas con VIH, del Instituto Bartolomé de las Casas, que se desarrolla en colaboración  con CESIDA y tiene el apoyo del Ministerio de Sanidad, ha permitido a quienes han participado en ella conocer, de primera mano, los distintas formas en las que puede manifestarse la discriminación, así como algunas de las herramientas de las que disponemos para enfrentarlas. Al mismo tiempo, el movimiento en torno al VIH cuenta con un espacio en el que presentar sus consultas jurídicas relacionadas con problemas de discriminación", sostiene.

Además, se han celebrado diferentes eventos encuentros científicos, de carácter más académico y, con un carácter más divulgativo, seminarios y reuniones de difusión para favorecer el contacto con instituciones, organismos y agentes sociales y políticos.

Internacionalización de HURI-AGE

Tal y como se subrayaba en el Encuentro Consolider, HURI-AGE ha tratado de proyectar hacia el exterior su capacidad investigadora y formativa,  especialmente, aunque no sólo, hacia Latinoamérica, donde ha apoyado  la creación de Centros de investigación y docencia en Derechos Humanos, como el de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y la consolidación de cursos de postgrado, como el Máster en Derechos Humanos y Democratización que se imparte en la Universidad del Externado de Colombia.

Objetivo: trasmisión del conocimiento

A menudo se ha achacado a la academia universitaria el hecho de vivir en una “torre de marfil”, ajena a la realidad social. HURI-AGE está rompiendo con esta imagen y, por eso,  el avance en el conocimiento de la realidad de los derechos que están consiguiendo  no se  está quedando en el ámbito estrictamente académico.

Así, se han realizado informes-propuestas dirigidos a la configuración de políticas públicas, diseño de instituciones y actuación de operadores vinculados a los derechos humanos, así como Folletos HURI-AGE dirigidos a entornos no científicos. Todo con el objetivo de lograr una eficaz transmisión de los resultados de la investigación al ámbito político, empresarial y social.

Una de las acciones más interesantes en este sentido son, precisamente, las Guías-Folleto. “Con ellas pretendemos que el mayor número posible de personas acceda a los debates y a los principales hallazgos que se están produciendo actualmente en el ámbito de los derechos humanos. Y lo hacen con un  diseño moderno y atractivo y un lenguaje asequible, exponiendo de manera sintética conceptos, instituciones y normativa jurídica en  materia de derechos humanos que de otra manera difícilmente llegaría a  la sociedad que debe beneficiarse de ellos", señala Jaume Saura, Presidente del Institut de Drets Humans de Catalunya (IDHC) y miembro de la Plataforma de Difusión de HURI-AGE.

Otra de las acciones que, sin duda, hará que el proyecto gane en visibilidad, aseguran,  será la creación de un Portal en Derechos Humanos, que se incluirá en la propia web del proyecto, y del que se ha culminado su diseño en el 2010. “Se trata de una herramienta muy importante en el campo de los recursos de información sobre derechos humanos, que va a incluir portales generalistas de derechos humanos, portales especializados, doctrina, recursos didácticos, normativa y jurisprudencia”, afirma Javier Dorado, Profesor Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid y responsable de esta acción. 

“Además, se trata de un portal dinámico en el ámbito de la denominada web 2.0, que va a incorporar herramientas sociales y servicios como Delicious, Google Co-op, Youtube, Twitter, Facebook o Wikipedia, y que permitirán una gran interacción entre los usuarios del portal, los encargados del mismo y el resto de la comunidad internauta. Creo que va a ser uno de nuestros grandes activos”, confirma.

En el ámbito terreno de configuración de políticas públicas, HURI-AGE está  desarrollando una importante labor. Miguel Ángel Ramiro-Profesor Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid e investigador del programa- forma parte de la Comisión de Seguimiento del Plan Nacional de Derechos Humanos desde su constitución en 2009. “Durante este tiempo, he podido comprobar la utilidad de este instrumento de control de las políticas en materia de derechos humanos, a pesar de las enormes carencias que tiene el modelo español”, señala. Y también ha presentado algunas propuestas. En lo relativo al funcionamiento de la herramienta de la que disponen los miembros de la Comisión para acceder a las fichas de seguimiento de las medidas del Plan-que son cumplimentadas por los diferentes Ministerios- el Profesor Ramiro ha  propuesto que tanto el Plan como estas fichas sean documentos públicos.  “Otras propuestas que he presentado, afirma,  han sido incluir indicadores en las medidas que forman el Plan de Derechos Humanos, con el fin de saber de dónde venimos y hacia dónde vamos; mejorar la redacción de las fichas de seguimiento pues hay mucha diferencia entre unas y otras; establecer una relación clara entre las propias medidas del Plan pues no se ha señalado en ningún momento su interdependencia”.

También se han ejecutado diferentes actuaciones destinadas a aumentar la visibilidad del proyecto: se han publicado artículos y notas de prensa; se han establecido contactos con entidades y con investigadores de prestigio para su cooperación en las actuaciones del programa; se ha creado y  mejorado la página web; se han publicado 17 números del Boletín mensual de noticias “El tiempo de los derechos”, en el que incluyen reportajes y entrevistas relacionados con la temática de los derechos humanos.

Agenda 2011

2011, tercer año de ejecución del programa Consolider, es un momento crucial que  marca el paso del ecuador de su duración.

El equipo cerraba en Madrid el Plan de trabajo para este año, un año en el que, además de profundizar en las actuaciones anteriores-reforzando y aumentado la actividad de los Laboratorios, mejorando los programas de postgrado, publicando nuevos trabajos, informes y folletos y celebrando nuevos eventos- , se elaborará un Estudio de Buenas prácticas docentes en materia de Derechos Humanos, se pondrá en marcha el Portal en Derechos Humanos  y se obtendrán ya algunos resultados relevantes relacionados con la elaboración de indicadores en Derechos Humanos.

Pero además, comentan desde HURI-AGE, por lo que respecta a la realidad de los derechos humanos en general, cabe señalar que la situación compleja de los derechos provocada por la tensión entre la libertad y la seguridad- que marcó el final del siglo XX- y la crisis del modelo económico- que posee un impacto local y global- plantean nuevos desafíos que es necesario estudiar y analizar.

Una asignatura aún pendiente

Uno de los grandes retos que HURI-AGE se marcó desde el inicio consiste en romper la brecha existente entre la investigación y docencia académica en derechos humanos y los agentes sociales y políticos implicados en la práctica en la lucha por los derechos.
En estos dos primeros años, se han obtenido éxitos importantes en esta línea. El equipo trabaja ya con más de 30 entidades colaboradoras-instituciones públicas, ONG y otras asociaciones relacionadas con los derechos humanos- y grupos de apoyo. 
Pero todavía queda trabajo por hacer para  aumentar la interacción y  la cooperación  con estos  agentes, así como su implicación en el desarrollo del programa. Y con este objetivo se celebraba la reunión de difusión "El tiempo de los derechos: balance y nuevas perspectivas tras dos años de trabajo” con el que HURI-AGE cerraba su III Encuentro.

En esta reunión se presentaron públicamente los principales resultados obtenidos en los dos primeros años de ejecución del programa y se discutieron nuevas fórmula y canales para favorecer la participación y el aprovechamiento de estos resultados por las instituciones públicas y privadas que trabajan en el campo de los derechos humanos  y por la sociedad en general.

Para Rafael de Asís, “este encuentro ha posibilitado un mayor acercamiento y cooperación del programa HURI-AGE con los agentes relevantes en el ámbito de los derechos. Es la única manera de lograr que el avance en el conocimiento de la realidad actual de los derechos humanos que HURI-AGE  pretende alcanzar contribuya de manera efectiva a transformar y mejorar dicha realidad”, concluye.